Lucía & Carlos

Lucía, una preciosa gallega, y Carlos, de la terreta, decidieron casarse y hacer que sus invitados pasaran la mejor noche de sus vidas. Para ello, contaron con la ayuda del equipo del Laboratorio imaginario, que le dieron forma a sus sueños, en Aldea Roqueta.

Ella lo tuvo claro, buscaba algo muy especial y diferente. Así que creamos un conjunto muy especial para ella, una falda de crepe, con una larga cola, y una camisa de gasa de seda natural, con detalles de tul bordado en algodón.  Ella fue capaz de aunar dos de los avances de tendencia, las dos piezas y el crop top…¡y qué bien le quedaba! y con que clase lo llevó.  Como Lucía, tenía una melena de sirena, llevó una trenza muy natural y desenfadada, que encajaba perfectamente con su maquillaje. Para peluquería y Maquillaje, Lucía confió en las profesionales de La Casa de Verona.

¡Ah! y no nos podemos olvidar de la pequeña de la casa, la que mejor ha llevado los anillos. Ella es Babi la perreta, toda una artista de las redes sociales, una coqueta perrita, que se engalanó con su mejor collar.

La ceremonia civil, fue dentro de la casa principal de Aldea Roqueta, y fue una ceremonia muy íntima y romántica, donde las personas más queridas de la pareja participaron. En la ceremonia, participaron también un grupo de gaiteros gallegos, que con su música nos transportaron a otro lugar…

Lucía y Carlos, quisieron hacer de su boda algo muy especial y cercano, y se involucraron al 100% en ese día y sus preparativos; y así Lucía, que es una gran artista, creó una por una las servilletas de su boda, e hizo un guiño a su tierra con unos bajo platos de madera, como los que se usan en el pulpo a feira.

La decoración floral, fue de Tienda de flores: La Tartana, por Conchita Cañamás, y fue una verdadera delicia, exuberante, romántica y llena de critales y velas…¡como nos gusta! Las hortensias en todas las gamas del color azul, eran las reinas de la decoración, rodeada de helechos, brezo, eucalipto, margaritas, y muchas otras flores, que nos recuerdan a la exuberante naturaleza Gallega. Dicen que la morriña cala hondo.

La fiesta continuó hasta el día siguiente, y por supuesto fue muy divertida. Los novios, y sus invitados, bailaron hasta el amanecer en la plaza de la Aldea, disfrutando de una preciosa noche de verano.

Fotos por DeRando Studio

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario